CURRENT HOURS

Phones open
Monday–Friday:
9:00 a.m.–5:30 p.m. EST


 TIME TO UPGRADE!

For best results we recommend Google Chrome or Firefox.

 

Need to print a page? The free Fireshot browser extension is easy to install and works best.

Anchor Distributors Anchor Distributors Anchor Distributors Anchor Distributors Anchor Distributors Anchor Distributors
Span-Tract-How Christmas Can Change Your Life (NVI) (Pack Of 25) (Pkg-25)
Navidad Puede Cambiarte La Vida

Status: Extended Catalog Item
Isbn: 1682161218
Isbn-13: 9781682161210
UPC: 663575739715
Speedy#: 649715
CPC Super: General Interest
CPC Primary: General Topic
CPC Sub: Tracts and Booklets
Author: Christmas
Publisher: Crossway Books
On Hand: 0
Case Qty: 1
Binding: Tract
Price: 2.99
Due Date:
Weight lbs.: 0.2
No Picture

 




Excerpt:

Dulce y tierno, amable y apacible— ¿cómo no querer al “niño Dios”? Por otro lado, ¿qué impacto verdadero puede efectuar el niño Dios en tu vida? Y ¿por qué nos debe importar más que otro? En la temporada navideña, mucha gente está más consciente de las dificultades en sus propias vidas, y aún así sienten que la vida de todos los demás es perfecta. Por esta razón, la Navidad nos trae un sentimiento agridulce.   La verdad es que la Navidad no es un mensaje acerca de cómo prosperar financieramente, o de sentir la felicidad emocional, o de “vivir el sueño.” La Navidad es un mensaje acerca de cómo todos podemos encontrar la ayuda de Jesús para enfrentar nuestros problemas, y así vivir de una manera que honre a Dios y que sea final y eternamente satisfactorio. Jesús es más que solo el “niño Dios” La historia de la Navidad en el libro de Dios para la humanidad, la Biblia, es mucho más que solo la del niño Dios. El Hijo de Dios, Jesús, hizo más. Dijo más. Vivió más. Murió en una cruz como criminal, y luego resucitó de su tumba.  En la Navidad no sólo celebramos el tierno, dulce, y hermoso “niño Dios.” Este Jesús se convirtió en hombre—completamente Dios y completamente hombre, en una sola persona—por nosotros para acercarnos a Dios. Sin embargo, se le presenta en la Navidad con humildad increíble. El Dios de todo el universo se dignó a nacer en un establo, rodeado de pobreza y enorme indignidad.  El mensaje de la Navidad, con toda su dulzura, nos ofrece esperanza. Cristo vino a reinar en nuestros corazones. Esta oferta nos da más de cualquier cosa que el mundo nos ofrece. El mensaje de la Navidad es más importante, más duradera (¡nada le gana a la eternidad!), más placentera, y más honorable a Dios. Pero, existe un problema. Hemos sido cortados radicalmente de Dios por nuestros pecados y nuestra rebelión contra él. Ahora, Dios debe condenar el pecado, pues él es santo. Un Dios santo se enfrenta a rebeldes a quienes él creó— ¡y aún así los ama! La Biblia lo describe de esta manera, “Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino” (Isaías 53:6); “pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).   La solución divina era que su Hijo naciera como hombre, viviera la vida perfecta, y muriera la muerte “perfecta” como nuestro único suplente aceptable y así resolver nuestra separación de Dios. El Señor nos amó lo suficiente para mandar a su Hijo a morir en nuestro lugar, así expresando perfectamente los polos opuestos del carácter de Dios—amor y justicia. “Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15). Y “hay un solo mediador entre Dios y los hombres…quien dio su vida como rescate por todos” (1 Timoteo 2:5-6). Dios, al sacrificar a su Hijo, expresó perfectamente su justicia absoluta y su amor ilimitado.  Razones por las que nos debe interesar el nacimiento del “niño Dios” Nos debe importar este niño por todo lo que hizo por nosotros. Murió en una cruz como criminal, aunque era completamente libre de pecado. Entonces, tres días después, resucitó de entre los muertos, lo cual comprobó que la paga por las consecuencias de nuestros pecados fue aceptada por completo por Dios nuestro Padre. “Dios...lo resucitó y glorificó, de modo que [nuestra] fe y [nuestra] esperanza están puestas en Dios” (1 Pedro 1:21). Posteriormente, cuando regrese al mundo, vendrá como el Rey en su gloria y en juicio. Lo que importará en ese día será si la gente lo ha rechazado al considerarlo como “nada más que un niño.” La Navidad no es sentimental; es instrumental. Es por esto que nos debe importar el “niño Dios.” Claro, los villancicos, los arbolitos navideños, y las luces están bien. Pero la Navidad no es una sensación sentimental; es un instrumento para efectuar un cambio. Todo comienza con la humildad—la humildad para reconocer que el instrumento que Dios usa para cambiar tu vida se encuentra en un pesebre, en un establo, en el medio de la nada.  El cambio viene al aceptar la verdad de que no hay nada que uno pueda hacer para satisfacer la justicia de Dios, sino sólo creer que el Señor de los cielos y la tierra se convirtió en el niño Dios para ser tu Salvador. ¿Cómo le responderás en esta Navidad? 



About:

Spanish edition of this tract–shows how Christmas is more than just a holiday. In light of the truth of the gospel, it can be truly life changing!